6 feb. 2015

El papel tiene un gran futuro, más allá de las notas digitales

Uno de los temas que trato en los talleres y sesiones de iProductividad es el uso de herramientas como OneNote o Evernote para la toma de notas (y más cosas) digitales.

De hecho, desde que incorporé OneNote a mi día a día, cada vez lo uso más y en todos los aspectos (empresarial-profesional, personal, académico…). Tengo que reconocer que aporta un sinfín de ventajas respecto al uso tradicional de las notas manuscritas en blocs, libretas,…

También debo confesar que mantengo una libreta de notas y en muchas situaciones tiro de papel y lápiz. Pero eso sí, después, les hago una foto y las subo/almaceno en alguno de mis blocs digitales de OneNote.

Esto, combinado en que tengo estos blocs en la nube (cloud) con OneDrive, me permite tenerlos siempre disponible esté donde esté y con el dispositivo que sea (mi PC de sobremesa, mis portátiles Windows o Mac, mi smartphone Windows Phone o mi tablet iPad).

Ahora bien, no tenemos que menospreciar el uso del papel. Al menos, en algunas circunstancias como las que nos muestra este vídeo.

Estoy seguro que os gustará.