6 feb. 2015

El papel tiene un gran futuro, más allá de las notas digitales

Uno de los temas que trato en los talleres y sesiones de iProductividad es el uso de herramientas como OneNote o Evernote para la toma de notas (y más cosas) digitales.

De hecho, desde que incorporé OneNote a mi día a día, cada vez lo uso más y en todos los aspectos (empresarial-profesional, personal, académico…). Tengo que reconocer que aporta un sinfín de ventajas respecto al uso tradicional de las notas manuscritas en blocs, libretas,…

También debo confesar que mantengo una libreta de notas y en muchas situaciones tiro de papel y lápiz. Pero eso sí, después, les hago una foto y las subo/almaceno en alguno de mis blocs digitales de OneNote.

Esto, combinado en que tengo estos blocs en la nube (cloud) con OneDrive, me permite tenerlos siempre disponible esté donde esté y con el dispositivo que sea (mi PC de sobremesa, mis portátiles Windows o Mac, mi smartphone Windows Phone o mi tablet iPad).

Ahora bien, no tenemos que menospreciar el uso del papel. Al menos, en algunas circunstancias como las que nos muestra este vídeo.

Estoy seguro que os gustará.

No hay comentarios: