1 feb. 2018

Transformación Digital, el gran reto de los directivos


La transformación digital es ya uno de los principales desafíos que tienen actualmente las empresas.

Desde su origen, los sistemas y tecnologías de la información han sido elementos claves para la mejora de los procesos en las organizaciones, aportando productividad, eficiencia y agilidad a su día a día.

Además, han permitido redefinir actividades y modelos de negocio y, en definitiva, han facilitado la evolución las empresas.

 En los últimos años, la eclosión de Internet y la alta y rápida adopción de las tecnologías digitales nos han llevado a un nuevo estadio en la transformación digital de las organizaciones, la llamada 4ª revolución industrial. 

La incorporación masiva de las tecnologías móviles y las redes sociales, la irrupción de herramientas como el Big Data o el Blockchain, la robotización intensiva de nuestras compañías, la incorporación de la Realidad Virtual y Aumentada en nuestros productos y procesos y la aplicación de la Inteligencia Artificial en nuestro día a día, de manera intensiva, entre otras, nos han situado en un nuevo contexto tecnológico.

Esta evolución tecnológica ha conllevado, también, cambios en la manera de organizar el trabajo y los espacios y entornos físicos de las compañías, la digitalización de muchos procesos, la deslocalización del talento y la necesidad de trabajar en red, la aparición de nuevas profesiones y cambios en la manera en que los consumidores se relacionan con las empresas y entre ellos.

Estos cambios sociales, organizacionales y tecnológicos obligan a las organizaciones a liderar su transformación digital para afrontar estos nuevos retos, a adaptarse a las necesidades internas de los profesionales de sus compañías y a dar respuesta a las necesidades de sus clientes y consumidores en un nuevo contexto de relaciones. Y, siempre, sacando el máximo provecho de las tecnologías digitales y las oportunidades que les ofrecen.

Sin embargo, la transformación digital de las organizaciones va más allá de la simple incorporación de herramientas y aplicaciones tecnológicas. Implica revisar, replantear y rediseñar los procesos de comunicación y colaboración internos, la relación con nuestro entorno (clientes, usuarios, proveedores y socios) y replantear los modelos de negocio y la manera de trabajar de las compañías.

En definitiva, supone evolucionar, de manera disruptiva en muchos casos, la empresa.

Sin embargo, el II Informe Nivel Digital Directivo de EADA y RocaSalvatella constata que 1 de cada 2 empresas españolas (51,4%) no dispone de protocolos, política y/o marcos de actuación de sus profesionales en entornos digitales. El estudio también señala que el 48,1% no ha establecido una estrategia multicanal para conversar digitalmente con sus clientes y/o proveedores y sólo el 64,1% asegura haber construido un entorno seguro de intercambio de información y/o transacciones en la relación con clientes y proveedores.

 Y de esta realidad surge la gran cuestión, ¿están los directivos preparados para liderar esta transformación digital en las organizaciones? ¿Son capaces de comprender qué está ocurriendo en el actual entorno digital, de identificar la aplicación práctica y el valor de las tecnologías digitales en los procesos empresariales y liderar el despliegue de la nueva estrategia a todos los niveles? ¿En qué medida los directivos han desarrollado sus habilidades digitales para afrontar esta transformación digital? 

Si atendemos a los resultados del informe vemos que los directivos disponen de un nivel de 6,1 sobre 10 en el desarrollo de habilidades digitales. Es decir, están en una fase de conocimiento pero no de aplicación ‘habitual’ de las tecnologías digitales, competencias y habilidades correspondientes. En este sentido, podemos concluir que están en un estado de “exploración”, pero todavía no han llegado a la “integración” o “incorporación” de estas habilidades en su día a día.

Según el estudio:

  • los directivos suspenden en identificar las mejoras en su organización a partir de las oportunidades que les ofrece el entorno digital. Por tanto, los directivos se sienten capaces de trabajar de manera individual con este conjunto de tecnologías digitales para mejorar su eficiencia y ser más ágiles (buscar información, trabajar en el tercer lugar, usar herramientas de comunicación, poner en marcha canales de comunicación propios en Internet…). Aunque también lo hacen para mejorar su conocimiento y desarrollo personal. 
  • Por el contrario, el estudio pone de manifiesto que les cuesta más aplicar estas herramientas al trabajo en equipo y al liderazgo virtual (comunicación y colaboración en red. 
  • Suspenden claramente cuando tienen que identificar las mejoras en su organización a partir de las oportunidades que les ofrece el entorno digital (la aplicación de las nuevas tecnologías digitales, la optimización de procesos no estructurados…), cuando necesitan mejorar el conocimiento y la relación con sus clientes y consumidores (reputación digital, monitorización de clientes…). O en todos aquellos aspectos relacionados el liderazgo interno en la compañía. 

Por tanto, el gran reto de los directivos actualmente es desarrollar sus habilidades digitales para poder liderar esta evolución estratégica en sus empresas.

21 oct. 2017

II Informe sobre el nivel digital de los directivos en España 2017

Desde eada, en junio pasado, pusimos en marcha el cuestionario para el II Informe sobre Habilidades Digitales Directivas (http://www.pgpsi.com/2017/06/cuestionario-ii-estudio-habilidades.html).

En julio cerramos el cuestionario, recogiendo 550 respuestas de directivos y mandos intermedios de empresas españolas, y analizamos los datos.

Y esta semana, presentamos el resultado ante la prensa y ante la comunidad de eada (alumnos, alumni, empresas colaboradoras,...), junto con RocaSalvatella.

 

Podéis descargar el informe en la página web de la escuela de negocios: https://www.eada.edu/es/actualidad/prensa/informes/descargar/competencias-digitales-2017?informe=085d511ad9ce37323e7a7b3493840e2d857deac779da2a68fe5e5794f5cb036a38ed

Y aprovecho para compartir vínculos a algunos de los artículos aparecidos en prensa relacionados con este informe:


Algunos de los datos del informe:
  • El 78% de los ejecutivos perciben la utilización de la tecnología en su empresa como una herramienta competitiva y ya realizan un uso medio o alto de la misma, según el último informe Nivel digital directivo. El estudio demuestra que cada vez más la transformación digital de las empresas está siendo liderada paulatinamente por la dirección general de las compañías porque son sus máximos ejecutivos quienes la aplican desde los comités de dirección.
  • Las empresas se encaminan paulatinamente hacia un uso más intensivo de las tecnologías de la información como herramienta competitiva. Este hecho "no implica que los directivos estén preparados para trasladar estas tecnologías digitales y el cambio que suponen a la estrategia corporativa
  • El principal cambio ha sido pasar de entender lo digital como algo que impacta en el área de marketing, en la de tecnología o en la de comunicación a entender que lo hace en la estrategia de la organización pudiendo llegar a redefinir el modelo de negocio actual 
  • Desde las direcciones generales ya "se ha interiorizado el impacto que tiene el uso intensivo de las tecnologías digitales y el cambio que suponen a la estrategia corporativa

4 sept. 2017

Office 365: correo, onedrive, skype, onenote, grupos, planes, yammer, teams...

En el post anterior de este blog, os proponía dos recursos muy interesantes de Avanade sobre el diferente uso y aplicación de todo el conjunto de herramientas de comunicación y colaboración de Microsoft: http://www.pgpsi.com/2017/08/herr-comunicacion-y-colaboracion-cual.html

Y como comentaba, esta es una duda e inquietud que siempre surge en todos los talleres y sesiones de trabajo que llevamos a cabo, desde el MICProductivity, en los procesos de adopción y gestión del cambio asociados a esta plataforma.

En su momento preparé un resumen / descripción del "para qué" de algunas de estas aplicaciones con el objetivo de orientar su uso y aplicación en el día a día de las organizaciones.

Lo comparto por si fuera de vuestro interés:

Correo
comunicaciones "1 a pocos", sin continuidad en el tiempo y "privadas" y, básicamente, como herramienta de comunicación con profesionales de fuera de la compañía

OneDrive
almacenamiento "personal" de archivos coedición online y compartición con terceros (internos y externos)

Skype Empresarial
comunicación en tiempo real (mensajería instantánea, audio y videoconferencia, reuniones virtuales…) compartiendo recursos (pantalla, aplicaciones, sondeo, …) y con la posibilidad de grabar los reuniones. uso interno y externo

OneNote
repositorios digitales "online" para reunir, en un único punto las notas, ideas, informaciones,… generales y por proyectos (departamentos, áreas,…) accesibles desde cualquier dispositivo y ubicación y compartidos con los equipos de trabajo uso interno y externo

Grupos y planes
trabajo en equipos y proyectos, compartiendo recursos: calendario (Outlook, archivos (sitio SharePoint), bloc de notas (OneNote)… y las tareas de equipo (Planner) con comunicaciones centralizadas y continuas y abiertas a todo el equipo, manteniendo el historial de las mismas y sin necesidad de configurar permisos (administración) de acceso. Uso interno (profesionales de la organización) con la opción de invitar a profesionales externos a la compañía

Yammer (Red Social Corporativa)
conversación y compartición más allá de los equipos y proyectos, a través de toda la organización y localización de recursos y conocimiento

Teams
entorno de trabajo centralizado ("hub") de los equipos y proyectos organizado por temáticas o subáreas (canales) con acceso a los recursos compartidos: ficheros (sitio SharePoint), planes (Planner), bloc de notas (OneNote), webs… y aplicaciones de terceros (conectores) con una comunicación basada en "chats", continuas, abiertas a todo el equipo, con un historial e integrado con la herramienta de audio/videoconferencia (Skype) con acceso a nuestro calendario (Outlook) y a nuestros documentos (OneDrive Empresarial). Uso interno de los profesionales de la empresa y con externos (en breve)

30 ago. 2017

Herr comunicación y colaboración, ¿cuál, cuándo y para qué? Y preferencias según generaciones

En mis sesiones de trabajo (talleres, formaciones,...) de adopción y gestión del cambio sobre Office 365 una de las inquietudes más habituales entre los participantes es "¿qué herramienta, tecnología o aplicación tengo que usar para...?", junto con la percepción de que "cada vez tenemos más aplicaciones y herramientas, lo que complica el día a día".

Mi respuesta es siempre la misma: "sí, tenemos más aplicaciones, lo cual es una riqueza, ya que nos permite usar la herramienta más adecuada para cada ocasión, en función del objetivo de la tarea o comunicación: teléfono, correo, chat, video conferencia, 'teams'...".

El problema es en realidad que no queremos más herramientas.
Ya nos hemos acostumbrado a algunas de ellas y las hemos adoptado como nuestra herramienta general de comunicación y nos "va bien". 

Y hablo, principalmente, del correo electrónico.
Pero no es cierto.
El correo sirve para lo que sirve y ya está.
Hay situaciones en que es más eficiente y ágil organizar una videoconferencia. O llevar a cabo un chat. O una llamada telefónica, por supuesto.

Pero mi objetivo de este post es compartir dos esquemas elaborados por Avanade y publicados en su blog (http://blog.avanade.com/avanade-insights/collaboration/microsoft-teams-supercharges-collaboration-for-millennials-to-boomers/) que me parecen muy interesantes.

El primero sería este:




Si os fijáis, clasifica las diferentes tecnologías en función del ámbito de uso (individual, grupal, equipo, departamental u organizacional) y por la prioridad o inmediatez de la comunicación y colaboración.

Y a la derecha del esquema nos indica, además, las preferencia de uso en función de las diferentes generaciones de profesionales de nuestras organizaciones (desde los baby boomers hasta la Generación Z).

Y ligándolo con este aspecto, el segundo recurso o esquema en el que Avanade nos indica cuáles son las preferencias de uso de estas herramientas para cada generación:


Considero que es un análisis muy acertado en base a mi experiencia de trabajo con muchas y diversas compañías.